Notas sobre la mediumnidad I – Todos son médiums

Por: Fraternidade Aymoriana
09/05/2022

Notas sobre la mediumnidad I – Todos son médiums


Comprendamos mejor a quiénes llamamos médiums. Llamamos médium a la persona que tiene tocada la sensibilidad espiritual, ya sea descontrolada, en perfeccionamiento, desarrollada o completamente bajo control (rara vez, sólo espíritus evolucionados). Esta distinción de ninguna manera elimina la sensibilidad y el contacto espiritual que tienen todos los hombres, mujeres y niños. Todo el mundo recibe o no influencias benéficas, sean de espíritus buenos o de espíritus oscuros. La principal diferencia entre la persona promedio y la médium es que esta última siente más intensamente el contacto espiritual, pudiendo incluso conectarse con el espíritu para que se comunique (psicofonía, también conocida como incorporación).
Si el médium opta por mejorar su sensibilidad, aprenderá a controlarla, usándola en beneficio de los demás y dejando de sufrir las molestias normales que ocurren en su florecimiento. Podemos comparar al médium con el hombre que tiene sensibilidad musical y decide estudiar música, con el tiempo desarrolla y mejora su facultad, que ya existía latente desde su nacimiento, pero que necesitaba perfeccionamiento y esfuerzo para volverse útil.
Además de contactar con otros espíritus, también recibimos las propias vibraciones de nuestros vehículos superiores, que traen mensajes, estímulos, pensamientos, emociones, intuiciones y deseos de nuestro "Yo Superior", al que también se le conoce como "Chispa Divina" o "Individualidad". " . La mediumnidad es independiente de la religión y muchos encarnados no creen o no la aceptan, sin embargo, por su alto grado de moralidad y pureza, atraen la compañía de espíritus puros, quienes los inspiran y ayudan a través de su intuición o mediumnidad. Todo depende de la tarea de cada uno, los espíritus pueden valerse de personas con alta vibración, que captan sus pensamientos para ayudar al prójimo, no siendo esta persona necesariamente médium de una casa espírita.

Cuota: